Qué ver

The Class of ’92: La base de un club está en los jugadores jóvenes

hp-slider-guys-on-wall

The Class of ’92 es un documental que cuenta la historia de seis jóvenes futbolistas del Manchester United en su etapa de surgimiento y consolidación en el fútbol profesional. El filme logra un excelente retrato del fútbol inglés y europeo de los 90, y revive especialmente de manera emotiva aquel partido histórico de 1999 en Barcelona ante Bayern de Munich por la final de la Champions League. Además, presenta algunas de las claves que hicieron que este sexteto de adolescentes futbolistas se convirtiera en uno de los más exitosos a nivel europeo y mundial: David Beckham, Nicky Butt, Ryan Giggs, Gary Neville, Phil Neville y Paul Scholes.

Alex Ferguson señala: “La base de un club está en los jugadores jóvenes”. Cuenta, asimismo, la necesidad de instaurar un sistema juvenil vibrante en el club desde su llegada y de lo positivo del incremento en la cobertura de los cazatalentos. Asimismo, Gary Neville detalla, sobre Giggs y Scholes, lo flacos y “aparentemente lentos” que eran de niños, para luego explicar su capacidad de jugar desde la inteligencia, rapidez mental, toma de decisiones y solución de problemas. La corpulencia física como paradigma del buen juego -que aunque parezca absurdo conserva muchos defensores desde sus creencias menos conscientes- merece ser rebatida con ejemplos y casos como estos.

Por otra parte, los entrevistados del filme insisten en otro aspecto fundamental del desarrollo futbolístico de este grupo. Raphael Burke, uno de los más talentosos de esa generación según el entrenador de la academia del United Eric Harrison, es el ejemplo de que con ello no basta para convertirse en un gran futbolista. El esfuerzo, sacrificio y entrenamiento son los que hacen que el talento florezca. Ferguson señala la importancia de la ética laboral y la responsabilidad en cada una de sus charlas como entrenador, y hace el vínculo de éstas con la vida en general para construir una verdadera experiencia de enseñanza y aprendizaje desde su rol como líder.

Otro punto importante de The Class of ’92 tiene que ver con la importancia de mantener cercanas las divisiones menores con el equipo adulto. La etapa de transición del fútbol juvenil al profesional es crucial y ellos lo saben. Jugadores del plantel profesional que juegan, comparten y observan a las categorías juveniles del club no es solo un incentivo para los más chicos, sino una experiencia de aprendizaje significativa para ambas partes. Las divisiones inferiores desligadas del primer equipo es algo que suele ocurrir con frecuencia en nuestro país y ello genera desesperanza entre los menores. Mirar la cantera no debe ser la estrategia auxiliar frente a una crisis económica, de resultados o funcionamiento, sino una apuesta decidida por los valores del club, por la tradición y la formación como pilar fundamental.

El material fílmico hace el vínculo entre Matt Busby y Alex Ferguson, dos entrenadores icónicos del United, como aquellos que apostaron expresamente por los jóvenes y marcaron una generación. A su vez, mencionan la importancia de que se desarrollen próximos a jugadores de mayor experiencia y jerarquía, como Cantona y Keane en aquel entonces, para que les sirvan de apoyo o andamiaje. La etapa de transición al fútbol profesional debe ser retadora pero sin generar una ansiedad desbordante que perjudique al talento emergente.

Finalmente, el documental nos da una lección sobre cómo encontrar en los errores y las derrotas fuentes invalorables de aprendizaje. El caso de Beckham y su expulsión contra Argentina en el Mundial del 98 retrata esto: cómo cuidar de quien se equivoca, cómo educar por medio del error y cómo utilizarlo de cara al futuro. Frente al abuso de los medios, de la agresión pública casi delictiva y de la intromisión en su vida, el Manchester United y su clase del 92 supo dar un ejemplo de cómo construir un muro, curar las heridas y reconvertirse como constante. Tal como sucedió en aquella temporada 1998-1999 donde remontaron muchas veces el marcador en los últimos minutos y en la que se hizo conocida la frase “They always come back” (“Ellos siempre vuelven”). El triplete obtenido por el United ese año envuelve historias de fútbol y de vida que son recomendables oír, ver y adaptar al propio contexto. Es una muestra del resultado de todo ese trabajo: el éxito profesional, pero especialmente, la amistad genuina y duradera de The Class of ’92.

Dato: The Class of ’92 se encuentra disponible en Netflix. Vale la pena.

SUBIR