El futuro

Copa América: La Sub-20 de Ahmed en la selección peruana

LIMA, 21 DE ABRIL DE 2014

ENTRENAMIENTO DE LA SELECCION PERUANA EN LA VIDENA CON EL NUEVO DIRECTOR TECNICO, EL URUGUAYO PABLO BENGOECHEA.

FOTO: FRANZ KRAJNIK / EL COMERCIO

Cuatro jugadores de aquel plantel juvenil integran la selección que disputará el certamen internacional.

Perú enfrentará la Copa América Centenario con un plantel bastante joven. De hecho, es la tercera selección con menor promedio de edad (25.91 años) en el torneo continental. Dentro ese contexto, destaca el legado del seleccionado Sub-20, que dirigió Daniel Ahmed -actual jefe de la Unidad Técnica de Menores, en la conformación de la nómina al aportar cuatro jugadores.

Cristian Benavente, Edison Flores, Andy Polo y Renato Tapia integraron aquel equipo que disputó el Sudamericano de la categoría en Argentina (2013) y que estuvo a punto de conseguir una clasificación histórica e inédita a un mundial Sub-20 para un representativo nacional, si no hubiera empatado 1-1 ante Chile en la última jornada de la hexagonal final.

No solo ellos han sido considerados por Ricardo Gareca en el universo de futbolistas seleccionables para los compromisos oficiales. La convocatoria inicial del entrenador argentino de cara a la Copa América Centenario incluía a otros jugadores del combinado dirigido por Ahmed: Miguel Araujo, Iván Bulos y Yordy Reyna. A diferencia de los dos últimos, el defensor de Alianza Lima fue desafectado de la lista final producto de una lesión en el tobillo.

Estos jugadores han logrado hacer la transición de las categorías juveniles a la selección mayor sin retraso, gracias a la experiencia y jerarquía adquirida en sus cortas carreras profesionales. Hoy, pasan a tener participación preponderante en el seleccionado absoluto como Tapia y Flores, quienes se perfilan a ser titulares en el debut de Perú frente Haití. En tanto, Benavente y Polo pueden asumir protagonismo como piezas de recambio o incluso desde el arranque cuando sea necesario. Son cuatro jugadores que representan las caras visibles del recambio generacional.

Foto: El Comercio

SUBIR