Lesiones en el fútbol

Aspectos psicológicos en la prevención y recuperación

272994_Papel-de-Parede-Ronaldo-Final-da-Copa-de-2002_1600x1200

A continuación, conoce algunos de los factores psicológicos más relevantes para la prevención y recuperación exitosa de lesiones en el fútbol. Las lesiones afectan a todos dentro de este deporte y el fútbol de menores no es de ninguna manera la excepción. El entrenamiento psicológico debe potenciar el rendimiento del jugador, lo que incluye un mayor ritmo de participación.

La reciente lesión de Demba Ba en la Liga China conmovió al mundo futbolero (MARCA).

 

Principios básicos

Todo futbolista pasa por alguna lesión en su vida deportiva. Es parte de la carrera debido a la sobre-exigencia que supone convertirse en un futbolista profesional. Por ello, para poder sobrellevar dicha exigencia, los jugadores deben estar preparados para 1) reducir cuanto más puedan las posibilidades de lesión y 2) recuperarse de la mejor manera y en el menor tiempo posible en caso ya haya ocurrido. Los avances médicos y fisioterapéuticos del último tiempo han contribuido a reducir los tiempos de recuperación física; la prevención y recuperación psicológica debe ir de la mano con dichos cambios.

En principio, es importante que el jugador asuma un rol de agente activo en la recuperación de su lesión. Esto no quiere decir que debe forzar los tiempos del proceso de rehabilitación, sino que debe asumir un compromiso para conocer qué lesión tiene, cómo le sucedió, cuál es el pronóstico de recuperación y por qué hace la terapia o los ejercicios de recuperación. Debe, asimismo, mantener una actitud positiva frente a la lesión y tomarla como una experiencia de aprendizaje. No solo se trata de “recibir” un tratamiento sino involucrarse en él de manera informada y comprometida, como lo estaría uno con los entrenamientos o partidos de su club. Esto supone una recuperación más efectiva y rápida. La rehabilitación debe comprenderse como el entrenamiento “para poder volver a entrenar”.

La imagen de Ronaldo llorando en el 2000 quedó grabada en la historia del fútbol. El Mundial 2002 vería su recuperación completarse con un título que lo ponía en lo más alto.

En cuanto a la información, esta también es útil para prevenir lesiones puesto que con ella se puede reconocer, por ejemplo, qué tipo de dolor se tiene (punzante, tirante, quemante, tipo hematoma), cómo darle uso al hielo y/o al calor, o qué tiempo y tipo de reposo es el más recomendado. La información exige que el jugador se comprometa con conocer y conocerse, sin sobreponerse a la labor del médico y fisioterapeuta.

 

Factores que incrementan la posibilidad de lesionarse y cómo prevenir

Haber tenido lesiones previamente es un factor físico y psicológico que aumenta la posibilidad de lesionarse, ya sea porque las estructuras del cuerpo no están preparadas para volver a la competencia o porque la mente aún experimenta temor. Asimismo, debemos saber que experimentar ansiedad, rabia o agresión durante la competencia también es un factor psicológico que, sumado al hecho de no contar con recursos adecuados de afrontamiento a situaciones de estrés, puede incrementar las chances de que ocurra una lesión. Una personalidad muy preocupada o la falta de soporte social son también factores de riesgo de lesión. El estrés genera un incremento en la tensión muscular, mayor distraibilidad, disminución de la atención a lo que sucede alrededor y a largo plazo afecta al sistema endocrino: uno se hace más susceptible a la enfermedad y los tiempos de sanación se vuelven mayores.

Los jugadores del Atlético de Madrid en un gesto solidario con su ya ex-compañero, Radamel Falcao, tras su lesión en 2014 jugando por el Mónaco (Foto: El Comercio).

Los estiramientos, masajes, crioterapia (hielo), vendajes y ejercicios de fortalecimiento y/o propiocepción son herramientas físicas de prevención y recuperación de lesiones. En cuanto a las estrategias psicológicas que deben tomar en cuenta, además del psicólogo, el jugador lesionado, sus compañeros y el entrenador del equipo están el aumento de la cohesión grupal del equipo (que los jugadores puedan apoyarse en sus compañeros cuando lo necesiten) y las técnicas grupales e individuales de relajación (que involucran entrenar el flujo de pensamientos positivos/negativos, las auto-conversaciones positivas, la respiración, entre otros).

 

Estrategias para afrontar una lesión

Si algo sabemos es que en la carrera de un jugador las lesiones van a suceder. Otra estrategia psicológica clave para rehabilitarse mejor y más rápido pasa por establecerse metas de recuperación, realistas y medibles, acorde a la información brindada por los especialistas. Plantearse objetivos concretos y adherirse a un plan es una estrategia efectiva para motivarse a uno mismo y lograr lo que se propone. Además, también es importante monitorear la sensación de dolor y, finalmente, permanecer en contacto con el equipo y los entrenamientos, puesto que así no se compromete el sentido de pertenencia, continuidad y afecto con el grupo. Es necesario que los jugadores puedan expresar sus emociones respecto a sus lesiones y encuentren apoyo social dentro de su club.

Es esperable que exista miedo a no recuperarse o a no estar “como antes”. Es normal sentir rabia y desesperación producto una lesión moderada o grave. Habrá, de todos modos, algún revuelo en el estado de ánimo y posiblemente una disminución de la autoconfianza. Aquí, hemos visto que es labor de todos (médico, fisioterapeuta, psicólogo, entrenador, compañero, padre de familia) combinar esfuerzos con el jugador comprometido para contener estos afectos negativos de rabia, miedo y desesperación y superar las lesiones desde una perspectiva que integre el factor físico y psicológico.

 

Video: Te dejamos la primera parte del Informe Robinson sobre Ronaldo, sus lesiones y recuperaciones exitosas, que habla sobre cómo el astro brasileño pasó del infierno de tres lesiones de rodilla a alzarse primero como campeón y crack del Mundial 2002, y luego para probarle al mundo que un nuevo retorno era una realidad. El Fenómeno nos demuestra que volver al máximo nivel es posible.

SUBIR