Entrevista

Gerson Gálvez: “Para la Federación era importante que E.G.B. participara en el Torneo Centenario”

Gerson-Galvez

Gerson Gálvez, coordinador general de Esther Grande de Bentín, conversó con La Nueve sobre la alianza firmada con Sport Boys.

Por Renzo Pucce

La familia de Esther Grande de Bentín tendrá este año que acostumbrarse a ver a sus planteles de futbolistas menores en competencia luciendo con una camiseta rosada. Los medios tendremos que acostumbrarnos a no ver el nombre “Eshter Grande de Bentín” en la Copa Federación. Son algunos que se producen tras la firma del convenio institucional entre E.G.B. y Sport Boys. A través de esta alianza estratégica, la institución liderada por la señora Catalina Bentín ingresará al sistema de competencia de los clubes profesionales de Primera y Segunda División. Es decir, podrá competir en la segunda edición del Torneo Centenario, en las categorías sub-13, sub-15 y sub-17. Sin embargo, lo hará representando a Sport Boys.

A menos de un mes para el inicio del Torneo Centenario, La Nueve contactó por teléfono a Gerson Gálvez, coordinador general y responsable de la metodología de Esther Grande de Bentín, quien brindó detalles del origen de este acuerdo, de su implementación y del impacto que traerá para la línea formativa de uno de los mejores clubes peruanos en lo que respecta al trabajo formativo.

¿Por qué decidieron firmar este convenio?

Fue un tema estratégico. El tema pasaba por las Licencias y por todo lo que hay nivel a Federación. No se podía participar en las categorías del Torneo Centenario al no tener equipo profesional. También nos faltaba un escalón, que era la reserva, para poder tener a los chicos un año más, sabiendo que en nuestro país un jugador termina un proceso normalmente entre los 18 y 19 años. Al jugador nuestro le costaba pasar a otro equipo sin haber experimentado la etapa de reserva. A pesar de eso, teníamos por año de 7 a 8 jugadores que eran colocados. Pero era importante para nosotros tenerlos un año más en reserva. Todo eso nos conllevó a ver esa posibilidad. No fue la única. Hubo otros clubes que estaban interesados en tener a Bentín como un aliado estratégico por sus jugadores, su modelo de entrenamiento…

¿Había una necesidad de E.G.B. de entrar al sistema de los clubes profesionales a nivel del fútbol formativo?

A nivel de competencia, no a nivel de trabajo de menores.

¿Por qué decidieron firmar el convenio con Sport Boys?

Es un tema directamente de los directivos. Considero que era más asequible al ser Lima y era la propuesta más formal. En Lima hubo dos equipos más que propusieron, pero la propuesta no era tan formal en el sentido de que Esther Grande de Bentín siguiera manejando la estructura de menores. (Boys) Respeta la línea de trabajo que tenemos.

¿Qué comprende esta alianza?

Brindar los jugadores de Esther Grande de Bentín al proceso de Sport Boys para que puedan subir a su reserva y competir en sus divisiones menores. Extender el proceso de formación que se viene dando en Bentín a nivel de Sport Boys.

¿El trabajo formativo lo seguirá haciendo E.G.B.?

Exacto. La estructura sigue igual. Soy el coordinador general del proyecto y encargado de la metodología. Marco Valencia sigue como jefe de la Unidad Técnica de Menores. Los mismos entrenadores. Los mismos asistentes. Sigue el plan y la directora sigue siendo la señora Catalina Bentín.

¿Este año, desde la categoría 2000 hasta la categoría 2005, los jugadores de Sport Boys procederán de Esther Grande de Bentín?

Sí. Los mejores jugadores de Sport Boys-Callao pasaron al grupo de acá que vendría a ser Boys-Lurín. Lo que no cambia es nuestra estructura de fútbol base que se sigue llamando Esther Grande de Bentín.

¿Cómo es la figura? ¿Es la imagen de Sport Boys, pero todo lo que hay detrás es producto del trabajo y de la responsabilidad de E.G.B.?

Claro.

¿La idea era darles la competencia, que los chicos solo tenían en Federación, y la posibilidad de disputar el Torneo Centenario, donde sí enfrentan a los clubes de Primera y Segunda División?

Veías que en la Copa Federación, al no participar los otros clubes, el nivel de competencia bajó un poco. Más allá del proceso de entrenamiento, también te interesa la competencia.

¿E.G.B. pierde crédito, porque no es la imagen del club la que se visibiliza, o no lo sienten así? ¿Priorizan el impacto positivo que esta alianza pueda tener?

El impacto ya se da cuando un equipo como Sport Boys, con la historia que tiene, hace alianza con uno de los mejores clubes a nivel de formación de menores. Hubiese sido distinto que hagan la alianza y que sean otras personas ajenas a Esther Grande de Bentín quienes manejen el tema. Ellos respetaron lo que el club ha logrado y, por tanto, dejaron que manejemos el proyecto.

Algunos chicos ya pertenecen a la reserva de Sport Boys. ¿Cuántos chicos pasaron al club chalaco?

A nivel de reserva tienes a Jeremy Aguirre (99), Alejandro Oncoy (2000), Piero Ratto (98), Diego Chang (98), Joaquín García (99), Bill Palomino (98), Alejandro Ramos (98)y Alberto Ampuero (2000).

¿Tuvieron que incorporar más jugadores para afrontar el Torneo Centenario y la Copa Federación?

El club normalmente tenía 18 jugadores por categoría. Habremos aumentado cuatro o cinco chicos por categoría. Es decir, 22 o 23 jugadores, no más. El campeonato es interesante porque al final juegan todos. El tema es que tú como club les des una responsabilidad a los entrenadores para que jueguen todos.

¿La proyección profesional puede ser el mayor beneficio de este convenio?

Claro. Considero que sí y para los directivos de Sport Boys también es interesante. Les interesa que en los siguientes años ya no tengan que buscar jugadores, sino utilizar sus propias canteras. Interesante para nosotros, como club, porque a partir de ahí podemos buscar una línea de trabajo en el Callao de la misma manera que tenemos en Lurín.

¿E.G.B. ya no financia sus menores de manera unilateral?

Es en conjunto. El proyecto formativo es en conjunto.

Tras un año de ausencia en el Torneo Centenario, ¿se sintieron relegados del Plan de Menores de la Federación?

Todo cambio cuesta. Lo que viene haciendo la Federación es interesante en el tema de darle una formalidad a los clubes para que tengan sus divisiones menores. La única manera de cambiar esto era a nivel del trabajo de menores, que en Lima ya se venía haciendo. La descentralización era un tema, que es lo que hoy han tocado, y va dando sus frutos. A nivel internacional es donde directamente considero que, como Federación, tenían que habernos puesto una valla más alta. Un torneo internacional donde nuestros equipos compitan con Boca, River, Sao Paulo, Colo-Colo… Ver en qué nivel estamos. Eso es lo que falta.

¿Ya presentaron su proyecto formativo a la Federación?

Sí. Tengo que agradecer mucho a Daniel Ahmed porque nos ha apoyado en todo lo necesario en el sentido de darle el listo bueno. Para ellos era importante que Esther Grande de Bentín participara a ese nivel. El año pasado sentían de que les faltaba algo en el Torneo Centenario. También tengo que agradecerles a los clubes profesionales como la ‘U’, Sporting Cristal, que siempre comentaron que tuvieron que haber invitado a Esther Grande de Bentín. Eso te habla de que no piensan en lograr un objetivo como el título, sino en competir con los mejores y creo que Esther Grande de Bentín se dio ese lugar en todos estos años. Realmente agradecer a los que se preocuparon porque Bentín participara a este nivel. Hoy se da de esta forma y quizás sea aplaudida por muchos.

Hasta el año 2017, Esther Grande de Bentín solo competía en Copa Federación al no ser un club profesional. ¿Los padres de familia mostraron preocupación o incomodidad por esta situación?

Eso es lo más interesante. Es algo de aplaudir por los padres de familia de nuestro club. A pesar de que no teníamos equipo profesional, ni reserva, y que ese creó el Torneo Centenario, los chicos siguieron con nosotros porque entendieron que los más importante dentro de la formación es el día a día. La competencia sí que es importante, pero no te marca una pauta a donde quieres llegar. Tanto es así que, sin Torneo Centenario, chicos de otros clubes que sí tenían Centenario terminaron viniendo con nosotros. Ellos explicaban que era por el trabajo que se hacía en el club.

 

SUBIR