Entrevista

Jairo Concha, un jugador del Scratch

DWNNopZV4AAS7JY

El joven mediocampista de 18 años que juega en San Martín recuerda sus días en la escuela, sus inicios, los campeonatos de fulbito que jugaba con el Scratch, habla sobre su juego, entre otros temas. 

Por Renzo Pucce

Jairo Concha (99) no solo sorprende por su juego, sino también a la hora de hablar. Domina conceptos dentro y fuera del terreno de juego. Horas de fútbol frente al televisor y la pantalla de su celular le permiten hoy formular sus ideas y entender el porqué de las cosas. Lejos de caer en la exageración, es innegable reconocer que su creatividad, técnica y espontaneidad hacen de él una grata aparición en el fútbol peruano. No es casualidad que haya disputado 13 de los 14 partidos oficiales del Club Universidad San Martín de Porres en el Torneo de Verano, y todos como titular. Ni que se posicione dentro de los 3 seleccionados sub-20 con más minutos en Primera División. Mucho menos que Ricardo Gareca sienta una debilidad por su talento.

Con un corte de cabello conservador, se proyecta centrado y maduro, aunque puede obedecer a un estímulo juvenil propio de sus 18 años para hacerse un tatuaje en su antebrazo derecho. “Lo había visto hace tiempo. Me gustó y en enero me lo hice. Le consulté a mi papá y normal”, comenta el hijo de Wilber y Sarita, quienes lo acompañan incondicionalmente en este largo viaje. En especial ‘Willy’, su padre, le marca la hoja de ruta para no cometer errores que pongan en riesgo todo el camino recorrido hasta el momento.

Su soltura y confianza en sí mismo ocultan su nerviosismo natural para entablar una charla de poco más de una hora. Viste de corto y lleva un polo de San Martín. Guarda el control, el pase, la invención y la chacota. Esta vez, Jairo Jair Concha Gonzales tiene que jugar con la palabra en una entrevista que busca conocer lo que hay detrás de un joven futbolista chorrillano en crecimiento. Sus inicios, la etapa escolar, describe su juego, el interés mediático, la familia, la convivencia con la notoriedad y una situación que pudo cambiar su presente. Aquí, no hay nadie que quiera intimidarlo.

Pregunta: En alguna entrevista reciente, comentaste que algunos futbolistas de mayor experiencia quisieron intimidarte en el terreno de juego. ¿Cómo reaccionas cuando un jugador rival busca intimidarte? ¿Te afecta?

Respuesta: No mucho. Uno está concentrado en hacer bien las cosas. Si el rival trata de intimidarte, tienes que ignorarlo solamente y tratar de hacer lo mejor para tu equipo.

P: Es una práctica común que se le intimide al jugador joven y talentoso. ¿Esto te hace más fuerte?

R: Claro. No solamente los mayores hacen eso, sino también algunos jugadores de mi edad o que no tienen tanta experiencia tratan de usar el mismo método. Uno está concentrado en hacer bien las cosas y tiene que ignorar eso.

P: ¿Dónde inicia tu vínculo con el fútbol?

R: Estuve en la Escuela Julinho desde los 8 años. A los 11 años, fui a San Martín de Chorrillos. Luego hubo un campeonato intersedes y ahí eligieron unos 60 chicos para formar parte del club. Por último, solo quedaron 30 y desde ahí formo parte de San Martín.

P: ¿De qué año estamos hablando?

R: Desde 2012 estoy en San Martín.

P: ¿Alberto Masías (coordinador general de las divisiones menores de San Martín) te dio la bienvenida?

R: Sí. Tengo una relación muy buena con don Alberto porque se da la coincidencia de que mi cumpleaños es el mismo día que el suyo. Siempre me trataba con mucho cariño. Le tengo mucho aprecio.

P: ¿Cuál fue el entorno que encontraste en San Martín para tu formación?

R: Había buena infraestructura, buenos profesores, buen material. Eso sirvió para que muchos de mis compañeros de mi categoría que tengo en el primer equipo y yo estemos bien formados.

P: ¿Qué recuerdos o experiencias tuviste en San Martín durante tu etapa en menores?

R: Tuve un viaje internacional a Chile para a un partido amistoso. Después, las pretemporadas que tuvimos en Tacna, en el colegio Leoncio Prado: 15 o 20 días internado. Sirvió mucho para el bien del grupo.

P: ¿Cómo era tu rutina cuando jugabas en las categorías juveniles de San Martín?

R: Primero iba al colegio. Luego iba de frente a entrenar porque no me alcanzaba el tiempo. Incluso llegaba media hora tarde, pero ya había hablado con el profesor. Después del entrenamiento, regresaba a mi casa a hacer algunas tareas, las que podía, y a dormir.

P: ¿En qué parte de Chorrillos vives?

R: En Huaylas.

P: ¿Siempre viviste allí?

R: Siempre.

P: ¿Cuánto tiempo duraba el trayecto desde tu colegio hasta el complejo deportivo de San Martín en Santa Anita?

R: Era una hora y media o una hora y 35 minutos.

P: ¿Ibas en transporte público?

R: Sí.

P: ¿En qué unidad?

R: En la 96.

P: ¿Qué hacías en ese trayecto? ¿Cómo matabas el tiempo hasta llegar a tu destino?

R: Cuando era más pequeño no tenía celular. Dormía todo el camino. Había veces que me quedaba conversando por mi celular y había veces que me dormía por cansancio.

P: ¿Ibas y te regresabas solo?

R: Solo.

P: ¿Tus papás estaban al tanto de dónde estabas?

R: Sí, mis papás siempre preocupados. Por eso me compraron el celular, para comunicarse conmigo y saber si había llegado bien o si estaba por llegar tarde a la casa.

P: ¿Entrenabas de lunes a viernes?

R: Sí, sábado o domingo era la competencia.

P: ¿Llegabas a clases molido?

R: Sí, había veces que me dormía bastante en clases y a los profesores no les gustaba.

P: ¿Qué materia no te gustaba?

R: Matemática.

P: ¿Sufrías mucho con matemática?

R: No me gustaba, pero sí era bueno.

P: ¿No necesitabas estudiar demasiado para entender los ejercicios?

R: Cuando prestaba atención me aprendía rápido las clases. Cuando no prestaba atención, como cuando me dormía, se me hacía más difícil.

P: ¿Pedías ayuda a alguien para que te ayude con la tarea?

R: Sí, había veces en las que le pedía a mi compañera, la más inteligente, que me ayudara a hacer la tarea.

P: ¿Tuviste problemas de conducta en el colegio?

R: De pequeño siempre tuve problemas con los auxiliares. Siempre me anotaban en la agenda. Llamaban a mis padres. También me amonestaban por el corte de cabello.

P: ¿Eso ocurría en primaria o en secundaria?

R: En primaria. En secundaria no mucho. Tal vez por la inmadurez que tenía. Fui creciendo y ya no tuve problemas.

P: ¿Y por el corte de cabello?

R: Querían corte escolar y yo no me hacía ese tipo de corte. Después, tuve que acatar.

P: ¿En secundaria cambiaste el ‘chip’ entonces?

R: Sí, una vez que tuve la promoción de sexto grado mi papá me dijo que las cosas tenían que cambiar y tuve que obedecer.

P:  ¿Te proyectaste en el tema académico cuando se acercaba el final de tu etapa escolar?

R: Sí, quería estudiar Administración. Es más, estudié. Entrenaba en la mañana y en la tarde estudiaba. Se cruzaba mucho con mis entrenamientos. Era muy cansado. No era lo mismo que el colegio. Por eso decidí dejarlo.

P: ¿Imagino que entraste a la San Martín?

R: Sí, en Santa Anita.

P: ¿Duraste un ciclo?

R: Sí, tuve que dejarlo porque no podía con las dos cosas.

P: ¿Cómo era tu rutina cuando estabas en la universidad?

R: Como la universidad queda donde yo entreno, se me era un poco fácil, pero había veces que entrenaba a doble turno. Ese mismo año (2016) pasé al equipo de reservas y luego el profesor ‘Chemo’ Del Solar me subió al primer equipo. El primer equipo hacía doble turno y se me complicaba mucho estar en los dos lados.

P: ¿Qué nos puedes contar de tu experiencia en la universidad?

R: Una bonita experiencia. Conoces gente nueva, de todos los lugares. Algunos profesores son más estrictos que otros. Es muy difícil.

P: ¿Piensas retomar la carrera más adelante?

R: Pienso retomarla el próximo año.

P: ¿La posibilidad de retomar los estudios pasaría a un segundo plano, si haces un gran Sudamericano y te vas al extranjero?

R: Si se da lo que tú dices, sería muy difícil. Igual voy a tener que estudiar porque si mi carrera en el fútbol no es larga o no es tan exitosa, voy a tener problemas y con el estudio los podré solucionar.

28336356_1805505789489047_9050234879164570935_o

Hasta antes de la fecha 14 del Torneo de Verano, Jairo Concha acumula 860 minutos en la temporada 2018. / Foto: Club Universidad San Martín de Porres

P: Tu debut se produjo ante Sport Rosario a inicios de 2017. ¿Sientes que llegó en el momento preciso?

R: El día de mi debut fue la primera vez que salí en lista en Primera División. Estaba un poco nervioso. Siempre esperé ese momento. Fueron pocos minutos, pero disfruté jugar con jugadores de Primera. Conforme pasaron los días, me sentí más tranquilo porque había cumplido el sueño de debutar en Primera.

P: ¿Cuántos minutos jugaste?

R: Cinco minutos (ingresó al minuto 87), pero igual mi familia fue a verme y estaba muy contenta. Se sentían orgullosos de mí.

P: ¿Qué te dijeron en la casa luego del partido?

R: Primero fui a una peluquería a raparme y después fuimos a mi casa. Mi papá y mi mamá me abrazaron y me felicitaron. Mi abuelo, sobre todo, que dijo que se podía ir contento, si es que me veía jugar en Primera División.

P: ¿Te lo había dicho anticipadamente?

R: Sí, gracias a Dios sigue vivo.

P: Lo bueno es que le cumpliste el sueño.

R: Sí, le cumplí el sueño y me siento muy feliz.

P: Este año se da la oportunidad de tener mayor continuidad en Primera División. ¿Estos trece partidos que has jugado en el Torneo de Verano cómo han impactado en tu carrera y en tu día a día?

R: Este año me planifiqué tener más minutos en Primera que el año pasado, pero no me imaginé tener tanta continuidad y jugar todos los partidos. Siento que ya estoy preparado para jugar en Primera División. Ha cambiado mucho mi vida en relación al año pasado. Gente desconocida me escribe al Instagram o Facebook con muchas palabras lindas. Eso me da energía para seguir haciendo lo que me gusta de la mejor manera.

P: ¿Cómo respondes al interés mediático?

R: Mi papá me dice que si los periodistas hablan de mí, trate de no desviarme del objetivo que tengo que es llegar a la selección mayor y jugar en el extranjero. Que no me conforme con lo que estoy haciendo. Que siga entrenando, mejorando mis habilidades.

P: ¿No te marea un poquito todo lo que se ha dicho de ti?

R: No he cambiado nada. Sigo siendo la misma persona. Si me encuentro con mis amigos, voy a ser el mismo. No tienen que ver los medios o la gente. Yo soy Jairo Concha con mi familia, mis amigos, con todos.

P: ¿Todos los comentarios que se han dicho en los medios de comunicación deportivos van a acorde a lo que tú has demostrado en el terreno de juego?

R: No podría decirte bien eso, pero siento que lo estoy haciendo bien. No es que sea una figura o promesa peruana. Si los periodistas hablan bien de mí, solamente tengo que hacer que sigan hablando bien de mí. Tengo que seguir jugando igual.

P: ¿Entiendes que el fútbol es muy volátil y puede llegar a ser injusto? Puede ser muy fácil cambiar el análisis periodístico y la aprobación de la gente según el rendimiento de un jugador.

R: Comprendo que es el que trabajo que tienen (los periodistas). Si juegas bien, te halagan. Si juegas mal, te critican. Yo estoy tranquilo con mi desempeño en estos 13 partidos. No todos los he jugado de la mejor manera, pero tampoco he jugado de la peor manera. Algunas fechas me tocarán jugar bien, otras mal. Así es el fútbol. Mi papá siempre me dice que trate de no escuchar tanto al periodismo porque es volátil. Sé que si sigo jugando igual, van a seguir hablando bien.

P: ¿Las manifestaciones de apoyo que me comentas se produjeron también en la calle?

R: Habrán sido unas cinco personas que me habrán reconocido. Me acuerdo que una vez en el ‘micro’ un señor me dijo: “¿Tú eres Jairo Concha?” Y yo le dije que sí. Me dijo que siga jugando así, que ve mis partidos y que no defraude. Por mi casa, personas que no conocía ahora me saludan y se siente bien.

P: ¿Esa vez que el señor te abordó te quedaste pensando el resto del trayecto?

R: Justo regresaba a mi casa de un partido contra la ‘U’ en el Monumental. Estaba con el uniforme de la San Martín y el señor me vio cuando iba a bajar del carro.

P: ¿También eres consciente que a partir de tu creciente notoriedad en el fútbol mucha gente se te acercará solo por interés?

R: Mi papá me ha dicho que sepa diferenciar a las personas. Tengo amigos que siempre han estado conmigo desde pequeño y algunos que se acercan justo cuando estoy teniendo éxito. Ya sé diferenciar a las personas que aportan en mi vida.

Jairo Concha entrevista

“Gente desconocida me escribe al Instagram o Facebook con muchas palabras lindas. Eso me da energía para seguir haciendo lo que me gusta de la mejor manera”. / Foto: La Nueve-Martín Fonseca

P: ¿Hubo algún trabajo específico durante tu etapa en menores que te ayudó a desarrollar el juego que tienes hoy?

R: No, con los profesores que tuve en menores siempre llevé un funcionamiento bueno. Me enseñaron a desempeñarme en la posición que tengo de la mejor manera. Antes no jugaba tanto de volante mixto o de enganche, jugaba más retrasado. El profesor ‘Pepe’ Espinoza me hizo jugar de volante mixto y desde ahí vengo jugando en esa posición. Me siento muy cómodo.

P: ¿En qué momento el profesor Carlos Bustos se da cuenta y te tira la camiseta para que seas titular?

R: Desde el comienzo. No sé si le habían hablado de mí, pero desde el primer partido amistoso me puso de titular. Antes teníamos otro sistema: 4-2-3-1. Yo jugaba de doble 6 y estuve de titular. Luego cambió a 4-3-3. Me mantuve y pude desempeñarme de la mejor manera en los amistosos.

P: También se ha comentado mucho que es distinto para un juvenil tener minutos en Primera en un club como San Martín, a diferencia del juvenil que tiene que convivir con la presión y la historia de un club como Alianza Lima o Universitario. ¿Qué reflexión haces al respecto? ¿Sientes que la exigencia del club juega un rol?

R: No te podría responder muy bien porque yo no he estado en ninguno de esos clubes. En San Martín hay un buen ambiente. No sé cómo será en los otros equipos. Sé que hay jugadores con más experiencia. Todo está en la mentalidad del jugador, sea chico o grande. Tienes que enfocarte en lo que quieres y desempeñarte de la mejor manera.

P: ¿Tu posición natural o en la que te sientes más cómodo es la de volante mixto?

R: Sí, de 8 podría decir.

P: ¿Qué cualidades elementales debe tener un volante mixto?

R: Recibir la pelota perfilado para que puedas sacarte al rival en un solo control. También debes tener buen cambio de orientación, visión de juego, juntarte con los delanteros, extremos y con el 6. Y tener bastante recorrido, llegar de área a área y remate al arco.

P: ¿Te consideras un jugador creativo?

R: Sí, porque en un 4-3-3 los dos volantes interiores son los que tienen que crear el juego.

P: ¿Un jugador que se considera creativo cómo desarrolla su creatividad?

R: Depende de la inspiración también. No siempre te van a salir las cosas bien. Tengo que dar bien los pases y tratar de perder muy pocas pelotas.

P: Es cierto que hay un factor de inspiración, pero también hay juegos y ejercicios que permiten estimular la creatividad. Por ejemplo, el rondo. ¿Qué utilidad tiene el rondo para ti?

R: A veces lo utilizamos de diversión, pero siempre tiene un fin. Juegas a uno o dos toques, te mueves, te muestras para pedir el balón. Implica salir de una situación de fútbol: si estás muy presionado, tratas de hacer uno o dos toques para darle la vuelta. Sirve bastante.

P: Esa velocidad del juego para tocar el balón con el compañero es un aspecto muy importante para un volante mixto. ¿Lo primero que debes saber cuando tienes la pelota es dónde está el jugador libre y el espacio para poder asistir?

R: Eso es muy importante. Antes de recibir el balón, trato de saber qué voy a hacer: si voy a tocar en primera o si voy a controlar y eludir al rival. Es esencial saber con quién juegas.

P: ¿Realmente es posible saber siempre qué hacer?

R: No en todas las jugadas, pero en la mayoría sí. Hay veces que te dan el balón y tienes dos jugadores encima, eso ya depende de tu habilidad o de cómo estés ese día porque no siempre vas a salir de una situación así. La puedes perder, pero lo que no puede faltar es la actitud para recuperarla.

P: A eso hay que sumarle el momento de la toma de decisión: saber qué hacer e identificar cuándo hacerlo. ¿Cómo te desafía esto?

R: Trato de asegurar el balón, si estoy en mi campo. Hay zonas en las que puedes arriesgar y tratar de llevarte a un rival. Si la pierdes, hay seis compañeros que pueden hacer algo más por ti. En cambio, si la pierdes en tu campo, ya tienes menos posibilidades de quitarle el balón al rival.

P: ¿Para ti es clave saber dónde está el hombre libre y en qué momento dar el pase?

R: Eso es clave y saber en qué zona tratar de driblar a un jugador.

P: Puedes equivocarte a la hora de realizar una acción. ¿Eres de lamentarte mucho?

R: Si ya lo cometiste, tienes que olvidarte. El partido tiene 90 minutos y tienes que tratar de enmendar ese error jugando bien.

P: El perfilarte tiene que ver con el tipo de control que haces. ¿Cuánta ventaja te da el control orientado?

R: El control orientado es indispensable para un volante mixto. Cada vez que controlas tienes que tener la cancha de frente para poder avanzar, ya que esa es la función de un volante mixto.

P: ¿La cualidad de perfilarse en 360º grados pasa por tu análisis sobre tu juego? ¿Has pensado en la importancia de este fundamento?

R: No sé si tengo la cualidad incorporada, pero trato de incorporarla. Cuando me dan el balón y estoy de espalda al arco rival tengo que saber de qué lado me va a venir a marcar el rival y así girar por el otro lado para que le sea más difícil quitarme el balón. Siempre he hecho eso.

P: Noto que has desarrollado la capacidad de leer el juego. ¿Cómo has incorporado los conceptos? ¿Ves mucho fútbol?

R: Desde pequeño veía partidos de la Bundesliga, de la Premier League. No veía mucho de la liga española porque no era tan sonada cuando yo era pequeño. He visto bastantes partidos. Aparte de eso, veo videos de futbolistas no solo jugando, sino dando entrevistas. También de entrenadores. Por eso se me hace fácil hablar.

P: ¿Veías los videos por la televisión o en internet?

R: Los partidos, en la ‘tele’. Las entrevistas, en internet. En mis ratos libres entro y veo videos de Messi o de Cristiano Ronaldo hablando.

P: ¿Este hábito lo tenías de adolescente?

R: Lo de las entrevistas, a partir de los 15 años en adelante.

P: ¿A qué responde el interés por saber cuál es el discurso del futbolista?

R: La verdad es que no lo hacía para aprender lo que hablan, sino para saber cómo es su día a día, lo que hacen en el entrenamiento, en su hogar. Solamente por interés del futbolista, no para adquirir conocimiento.

P: De modo natural has incorporado estos términos que te permiten expresarte con facilidad.

R: Sé que a mi edad no es común que hablen de fútbol como yo. Pude adquirir conocimiento gracias a estos videos.

P: ¿Así como te detenías unos minutos para ver fútbol, también ahora te sientas al frente de la computadora para ver tus partidos?

R: Sí, la prensa de San Martín me envía los videos de mis partidos y trato de ver en qué me equivoco, o qué hago bien, para mejorar y no repetir el mismo error en el otro partido.

P: ¿Estás únicamente metido en fútbol o también te interesa conocer sobre otros temas vinculados a tus otras preferencias?

R: Desde el año pasado estoy enfocado en el fútbol. Todo el día fútbol, si es que no estoy durmiendo. Trato de asimilar todos los videos, las entrevistas, los partidos que veo.

P: ¿Revisas algo de la política y de lo que sucede en el país?

R: A veces veo cosas de la política, pero no mucho. Debería sí, porque debo estar informado sobre lo que pasa en el país. Pero la verdad es que me gusta mucho el fútbol y trato de seguir todo sobre eso.

P: ¿Lees sobre fútbol?

R: Una vez leí un libro, pero leer no es tan de mi agrado. A veces leo los periódicos.

P: ¿Eres selectivo para escoger qué lees?

R: Sí soy selectivo. Trato de ver lo más importante en el día.

P: ¿Hoy cómo es tu día a día?

R: Me levanto muy temprano. Tomo desayuno. Me voy a entrenar. Termino el entrenamiento. Me voy a almorzar. Después, voy al gimnasio, tres o cuatro veces por semana. Voy a mi casa a descansar un rato. Estoy en mi celular o converso con mi familia y a dormir.

P: ¿En la casa se habla mucho de fútbol?

R: Bastante, porque mi abuelo todo el día está en la casa y todo el día ve fútbol. A veces ve partidos repetidos y me dice: “Ahorita está jugando tal equipo”  Y yo le digo: “Ah, sí”. No le quiero decir que son repetidos. Todo el día ve fútbol. Hablo de fútbol con él.

P: ¿Cuántos años tiene tu abuelo y cómo se llama?

R: 84 años y se llama Ermilio.

P: ¿Está lúcido para ver fútbol?

R: Sí, está bien parado (resopla-risas).

P: ¿Hablas en casa sobre lo que te está pasando en el fútbol?

R: No me gusta hablar de mí. Me gusta ver mis partidos, pero no me gusta ver mis entrevistas. No me gusta hablar de lo que se dice de mí. A veces me da vergüenza. Trato de que en la casa no se hable mucho de mí. Solamente el día del partido, que mi papá o mi mamá me dicen qué tal me vieron jugar y después de eso ya no hablo.

P: Se viene el viaje de los sparrings que acompañarán a la selección mayor en Rusia. ¿No te provoca compartir este tema con tu familia? ¿Ni de la selección se habla en casa?

R: La verdad es que no comento mucho de eso. Toda mi familia me pregunta, me dice: “¿Hijo, es cierto que estás en la lista para ir a Rusia?” Yo digo: “Aún no sé si voy a ir”. Les digo que voy a dar todo de mí para poder estar en ese viaje.

P: ¿Entonces cualquier cosa que sea relacionado a ti y de lo que se escucha lo proponen tus papás?

R: Sí, yo nunca inicio una conversación sobre mí.

P: ¿Qué has heredado del señor ‘Willy’ Concha?

R:  Su carácter. No soy un tipo que se moleste tanto. Trato de ser centrado, de saber cuándo reírme, cuándo estar serio.

P: ¿Y de tu mamá?

R: ¿De mi mamá? Todo mi físico (sonríe).

P: ¿Eres el espejo de tu madre?

R: Se podría decir que sí. Igual que mi hermana. Es igualita a mí.

P: He visto que no reaccionas ante las patadas e insultos en la cancha. Tienes un gran control de emociones. ¿Hubo un cambio o nunca reaccionabas?

R: Yo trato de no reaccionar, si me golpean. Sí lo he hecho. Cuando uno viene y me menta la madre, cuando hacen eso, sí respondo. Le respondo de la misma manera porque no me parece que por ser mayor trate de minimizarme insultándome. Trato de defenderme solo de esa manera.

P: ¿Toleras el juego brusco entonces?

R: Si es una patada por una jugada del partido, trato de no reaccionar.

P: ¿Y de dónde nace esta actitud?

R: Por mi familia. Me dicen que si reacciono, y es ante un equipo grande, el árbitro tal vez me pueda expulsar. Trato de no hacerlo. He visto muchísimos partidos en los que uno lo golpea y el otro reacciona, y el que reacciona termina yéndose expulsado. Eso es lo que quiere el rival.

P: Es una advertencia clara ante una situación que sucede siempre. ¿Eres un jugador que se anticipa a lo que pueda pasar?

R: Sí, cada vez que me golpean voy a tratar de no reaccionar.

DWNR6TxWAAA9luc

Jairo Concha aprende a convivir con el juego brusco. Aquí, sale disparado entre Jersson Vásquez y Arquímedes Figuera. / Foto: Pedro Monteverde

P: Se ha comentado muchísimo el gusto de Ricardo Gareca y su comando técnico por tu juego. ¿Cómo describirías el trato con él?

R: El profesor no habla mucho conmigo. Cuando estamos de sparrings no solo trata de darle indicaciones a la selección mayor, sino también a nosotros que estamos ayudándolos en su entrenamiento.  Adquirimos conocimiento del ‘profe’.

P: ¿Es cierto que Ricardo Gareca pidió a San Martín un trabajo específico contigo?

R: No, el ‘profe’ le pidió a la nutricionista de mi categoría que me planteara una dieta para tratar de mejorar mi alimentación, porque a veces no rindo los 90 minutos.

P: ¿Te refieres a la nutricionista de la selección sub-20?

R: Sí.

P: ¿En qué consiste este plan de alimentación?

R: Comer cinco veces al día. Comer menestras, frutas o algunos cereales. Que fortalezca la masa muscular.

P: ¿En San Martín tenían identificado esto?

R: En la San Martín no he hablado mucho de eso. Sí se dieron cuenta de que me cansaba, pero no hubo una iniciativa para hacer un entrenamiento diferenciado. Sí me decían durante el entrenamiento que, si estuviese cansado, tratara de seguir porque eso marca la diferencia en los partidos.

P: ¿Te interesaste en saber cuál era la causa de tu poca resistencia?

R: Siento que puedo terminar los 90 minutos. Puedo sentir cansancio como todos, pero puedo terminar tranquilamente los 90.

P: ¿Pero quisiste saber la razón científica o técnica que te impedía alcanzar más minutos de juego?

R: Debe ser por mi alimentación. Entreno a consciencia, pero la alimentación es lo que me cuesta a veces.

P: ¿No hay un tema médico o físico que te limita?

R: No tengo ninguna enfermedad que impida desempeñarme bien físicamente.

P: ¿Cuando decías que eras el espejo de tu madre te referías a la talla también?

R: Soy más alto.

P: ¿Te sientes cómodo con tu estatura?

R: La talla en mi posición es irrelevante. Ya lo ves a Iniesta a David Silva, que no son grandes. Pero el tema muscular es importante.

P: ¿El talento va a seguir prevaleciendo sobre el físico?

R: El talento sin trabajo es nada. Hubo jugadores talentosos que no llegaron a Primera o a hacer una carrera exitosa. Siempre tiene que haber disciplina.

P: ¿Escuchaste algún halago de parte de algún seleccionado en las prácticas?

R: Hay veces que se bromean conmigo. A algunos los tuve de compañeros como (Wilder) Cartagena, Sergio Peña. Bromeamos entre nosotros. Nunca me han dicho un halago. Llevarnos bien es lo más importante.

P: ¿Alguno te ha querido intimidar?

R: Ninguno. Siempre hay buena onda.

P: ¿No has recibido alguna patada fuerte de algún seleccionado?

R: No, tratamos de cuidarnos los unos a los otros para que nadie salga lesionado.

P: ¿Cuál es la expectativa de cara al Sudamericano sub-20?

R: Estamos enfocados en lo que vamos a hacer en el Sudamericano. Falta bastante aún para enero, pero desde el año pasado venimos entrenando con la misma intensidad, la misma idea de juego que tiene el profesor Daniel Ahmed. Los amistosos que vamos a tener de acá hasta fin de año nos servirán bastante para llegar bien al Sudamericano.

P: En el medio de esa preparación hay una estación importante que se llama “Rusia 2018”. Cualquier chico de la selección sub-20 se ilusiona con la oportunidad de ser sparring de la selección mayor. ¿Ya tienes la maleta preparada o lo tomas con calma?

R: Es una posibilidad concreta que no me roba el sueño. Aún nada está dicho. Van 16. Espero estar en la lista y hasta que no vea mi nombre no puedo decir que iré a Rusia. Espero con ansias el momento en que se dé.

P: ¿No te ves subiendo al avión o entrenando con Guerrero y Farfán en Rusia?

R: Eso sí. Me imagino yendo a Rusia, pero lo tomo con calma.

P: ¿Tuviste algún sueño donde te ves jugando con la camiseta de la selección?

R: Sí, desde pequeño. Uno se imagina con la camiseta de la selección y ya que uno está cerca jugando Primera es mucho más fácil llegar a la selección. Ahora estoy con la selección sub-20. Si es que logro hacer un buen campeonato a fin de año o en el Sudamericano, ojalá pueda tener una oportunidad en la selección mayor. Voy a seguir trabajando tranquilo y esperar ese llamado.

P: ¿Cuál es tu valoración sobre el plan de la Federación Peruana de Fútbol en el fútbol formativo? ¿Con qué realidad te encuentras hoy? ¿Qué te hubiese gustado tener de chico?

R: Me hubiese gustado tener las facilidades que dan ahora en la Videna, en la Federación. Las instalaciones son muy buenas. Te dan proteínas, de todo. Es indispensable para la formación de un juvenil. Va a ser muy importante para el futuro del fútbol peruano.

WhatsApp-Image-2018-03-25-at-10.54.21-640x458

Jairo Concha ha formado parte de los siete microciclos de entrenamientos de la selección peruana sub-20. En 2017, disputó la Copa Mitad del Mundo de Ecuador con el seleccionado sub-18. En marzo de 2018, fue titular en los dos partidos amistosos que Perú sostuvo ante Ecuador en Lima. / Foto: FPF

P: ¿Te consideras un jugador con el ADN del fútbol peruano?

R: Sí. Mi papá y mi abuelo me dijeron que el fútbol peruano era como ahora se está viendo en la selección mayor: juego al ras del piso, tratar de involucrarse en el juego.

P: ¿Tu abuelo te ha transmitido la herencia del fútbol que se jugaba en las décadas del 70 y 80 con jugadores como César Cueto, Julio César Uribe, Teófilo Cubillas? ¿Te has acercado a la historia del fútbol peruano?

R: Estaba interesado en saber quiénes habían jugado los Mundiales anteriores y ahí es donde mi abuelo y mi papá me dieron a conocer los jugadores: Cueto, Cubillas, Velásquez, todos ellos. Siento que tengo el ADN de ellos porque los veo jugar y no estoy tan lejos de hacer el tipo de juego que hacían ellos.

P: ¿Qué cosa no sabemos de Jairo Concha?

R: Así como estoy conversando contigo, trato de ser yo mismo en frente de las cámaras y de mis amigos.

P: ¿Así como te proyectas ante cámaras eres fuera de la cancha?

R: Podría decirte que soy más ‘chacotero’ cuando estoy con mis amigos. Después, lo mismo.

P: Alguna anécdota que te gustaría compartir con nosotros…

R: Recuerdo que no jugaba mucho en mi primer año en San Martín. Habré jugado tres de 30 o 40 partidos durante el año. A fin de año, el ‘profe’ se me acercó para decirme que el club estaba pensando en separarme, pero también me dijo que sabía de mis cualidades y confiaba en mí. Él había hablado mucho para que yo me quede. Después de ese año, pude quedarme y fui titular hasta hoy.

P: ¿Hubo la posibilidad de separarte de San Martín?

R: Sí, me querían separar del club a finales de 2012.

P: ¿Quién te comunica eso?

R: El ‘profe’ de la categoría. Me dijo que por la falta de continuidad estaban evaluando separarme. Pero el profesor decidió hablar para que me quede y pude quedarme.

P: ¿Te dijo solo la advertencia o también te confirmó que continuabas?

R: No, en el mismo momento. Si solo me daba la advertencia, me iba a sentir más presionado y no iba a hacer bien las cosas. Me dio la oportunidad y supe aprovecharla.

P: ¿Durante tu etapa escolar, eras el abanderado en los torneos internos?

R: En las olimpiadas era el capitán de mi salón. Había 10 salones por año. En la selección del colegio (Santo Domingo de Chorrillos) no era el capitán porque no hablaba mucho. Me gustaba ir al colegio para hacer deporte. En las olimpiadas y en los torneos interescolares me desempeñaba muy bien.

P: ¿En fútbol 11?

R: Sí, jugábamos el campeonato de la UGEL y una Copa Miyashiro de Chorrillos.

P: ¿El fútbol escolar te ayudó a tu crecimiento?

R: Todo suma. Cuando jugábamos contra otros colegios tratábamos de asimilar el juego de ellos. Todo eso es bueno absolverlo.

P: ¿Es posible que te diviertas dentro de la cancha así como te divertías jugando un partido informal?

R: Un partido de fútbol es más importante. Un entrenador me decía siempre: “Diviértanse, pero con responsabilidad”. Hay que saber en qué zona se puede hacer algunas jugadas que no se pueden hacer en tu campo.

P: Tampoco se trata de perder ese componente de diversión a la hora de jugar un partido oficial.

R: Eso es importante. En la ‘pichanga’ uno siempre quiere ganar y llevarlo a un partido oficial es bueno porque sales con la mentalidad de ganar.

P: ¿Si te preguntara cuántas ‘pichangas’ tienes hasta el día de hoy, qué me dirías?

R: Sería imposible contarlas.

P: ¿Eras mucho de jugar en la calle?

R: Sí, pero no tanto en mi barrio. Me iba a lugares, a los que me llevaba un señor, para jugar campeonatos de fulbito. Me divertía mucho porque estuve con algunos compañeros de la sub-20.

P: ¿Quién era ese señor?

R: Antonio Rodríguez, un amigo de la familia.

P: ¿A qué distritos ibas?

R: Iba bastante a Villa El Salvador. También en el mismo Chorrillos, pero en otras zonas como Tacalá o Buenos Aires. Había bastantes campeonatos en loza.  Aprendí bastante.

P: ¿Con qué compañeros de la actual selección sub-20 jugaste?

R: Con Michael Rassmussen (FBC Melgar), Brayan Velarde (Universitario) y varios otros.

P: ¿Se enfrentaban o compartían equipo?

R: Compartíamos equipo.

P: ¿Han hablado en los microciclos de la selección sub-20 sobre aquella experiencia?

R: En los entrenamientos bromeamos y decimos: “Hay que jugar como en el Scratch”. Así se llamaba el equipo y es muy bonito porque te trae bastantes recuerdos de cuando eras pequeño.

P: ¿Tu equipo se llamaba Scratch?

R: Sí, como el de la selección brasileña.

P: ¿Quién le puso ese nombre?

R: El mismo señor.

P: ¿Jugaban 7 contra 7?

R: No, era 6 vs 6. Fulbito.

P: ¿Cómo les fue en estos campeonatos?

R: Llegábamos a semifinales y a la final. Siempre teníamos un buen desempeño.

P: ¿Revisas mucho tus redes sociales?

R: Sí. bastante

P: ¿Qué redes sociales tienes?

R: Facebook, Instagram y Whatsapp.

P: ¿Dónde tienes mayor actividad?

R: En Instagram.

P: ¿Es una percepción o te demoras mucho en responder los mensajes de Whatsapp?

R: Eso sí. Cada vez que me hablan trato de responder al momento. A veces sí los leo, pero a veces  no. Y si es bastante importante, trato de responderlo rápido.

P: Puede ser comprensible que a veces miremos el celular, miremos los mensajes y simplemente no contestemos. ¿En tu caso, por qué te demoras?

R: No me gusta mucho hablar por redes, sino fijarme en publicaciones, revisar historias. Y a veces cuando tengo el celular trato de ver bastantes videos de fútbol. En Youtube no se puede ver y hablar al mismo tiempo por Whatsapp. No respondo hasta que termine el video.

P: ¿No te ha pasado que te llegó un mensaje importante y lo viste tres horas después?

R: Sí me ha pasado. A veces cuando estoy en la calle apago mis datos móviles. Después de tres horas, veo un mensaje de mi mamá que decía: “Ya ven a la casa”.

P: ¿Te ha pasado factura o ha sido algo pasable?

R: Pasable. Ojalá no pase algo que tenga que pagar caro.

P: ¿Te gusta saber el porqué de las cosas?

R: Sí me gusta saber.

P: ¿En qué le beneficia al jugador identificar las razones por las cuales hace una determinada acción?

R: Cuando el profesor me dice que tengo que hacer tal cosa no le digo por qué, sino le digo: “‘Profe’, a veces no puedo hacerlo siempre”. Él trata de explicarme en qué momento debo hacerlo para poder rendir mejor.

P: ¿Lo haces a propósito sabiendo que te dirá la respuesta?

R: A veces sí y a veces no sé de qué me está hablando. A veces trato de decirle por qué hago tal cosa, sabiendo qué voy a hacer, para saber si tiene el mismo pensamiento que yo tengo.

P: ¿Cuáles son tus objetivos?

R: Ir de sparring a Rusia con la selección mayor. Mantenerme en el puesto de titular en San Martín durante todo el año y en la lista final de convocados para el Sudamericano sub-20 de Chile.

P: Quisiera que te traslades de aquí a unos 10 años. Quizás, para ese entonces, habrás conseguido cosas importantes en el fútbol. Tu vida habrá cambiado completamente. ¿Cómo quisieras recordar esta entrevista, considerando tu actual presente deportivo y personal?

R: Si es que logro tener éxito en el fútbol, me gustaría recordar esta entrevista como una entrevista que me hacen empezando una carrera exitosa que puedo llegar a tener. Saber que desde muy chico soñaba con estar donde estoy y por eso es gratificante que algunos medios de prensa como La Nueve se fijan en mí como un jugador con talento.

SUBIR