Entrevista

Christian Sánchez: «Por más difícil que esté la situación, uno tiene que buscar la solución para salir adelante»

IMG_4880

Una lesión de ligamento cruzado anterior en su rodilla derecha le impidió a Christian Sánchez (99) firmar su primer contrato como futbolista profesional en el club estadounidense New York Red Bulls. Sin embargo, supo recuperarse para volver a empezar.

Era abril de 2017  y Christian Sánchez dejaba el Callao para partir a Estados Unidos con la ilusión de todo futbolista: jugar en el extranjero. El club New York Red Bulls se preparaba para recibir a un joven defensor de 18 años, formado en la Academia Cantolao y Sporting Cristal, que había representado a Perú en las categorías sub-15, sub-17 y sub-20. Por su parte, Sánchez volvía al equipo estadounidense con la finalidad de quedarse esta vez y concretar el ansiado primer contrato como futbolista profesional. Sin embargo, el sueño se acabó más rápido de lo que esperaba. Cuando recién comenzaba a ganarse los créditos, apareció un infortunio que amenaza a todos los jugadores. Una lesión de ligamento cruzado anterior en su rodilla derecha le arrebató la posibilidad de lograr su objetivo.

Cerca de un año y cinco meses después de aquel episodio, Christian Sánchez visita la redacción de La Nueve. Luce recuperado, como si nada hubiese pasado. «Esperaba ese momento hace tiempo», comenta tras firmar su primer contrato como profesional en el fútbol el día anterior a la entrevista. Al día siguiente, estará debutando en la Primera División del fútbol peruano con la Academia Cantolao ante Sporting Cristal. La charla coincide con un momento especial para él, propicio para hacer un recorrido por el camino áspero que debió atravesar. En 45 minutos, Christian Sánchez revive aquel doloroso día, relata el proceso de recuperación y recoge las enseñanzas de 8 meses donde la voluntad y la superación fueron sus principales aliados.

¿Podías creer lo que estabas viviendo?

Era un sueño que se cumplía. Uno sueña con jugar y crecer en el extranjero. Es otro mundo.

¿Antes de la lesión, cómo te había ido?

Jugué cinco partidos, en todos jugué los 90 minutos. Me había ido muy bien. Me acoplé rápido al juego del equipo. Era del gusto del entrenador.

¿Qué comentarios recibías de parte del entrenador?

Le gustaba mis salidas como defensor central. Trataba de buscar los huecos y mandar el pase filtrado desde atrás.

Todo iba bien…

Todo iba bien… hasta la lesión.

¿En qué partido fue?

Fue en el quinto partido. Jugamos de locales. Me acuerdo muy bien cómo fue la lesión.

¿Podrías describir cómo se produjo?

Iban 25 minutos del primer tiempo. Un saque de meta. Yo voy a rechazar con el pie y caí mal. Mi pierna se va para atrás y es ahí donde siento el conejo que sale. Me tiro al piso y ya nadie me levanta porque era un dolor insoportable.

¿Qué fue lo primero que pasó por tu cabeza?

Pensé que mi pierna se había roto. Pensé que no iba a poder jugar. Me dolía mucho. No podía mover mi pierna. El doctor me tocaba y le decía que no me toque.

¿Te mandan al tópico o te llevan de emergencia?

Sí, me mandan al tópico, donde me revisan. Fuimos al día siguiente a sacar la resonancia y salió que era ligamento cruzado anterior.

¿El día previo al examen médico, imaginabas lo peor?

En mi casa estuve más tranquilo. El dolor ya había bajado. Rogaba que sea meniscos.

¿Cómo fueron las horas posteriores a la noticia?

Conversé con mis familiares. Tocaba salir de esa lesión y recuperarme lo más rápido posible. A penas me operaron, al día siguiente estaba haciendo rehabilitación.

¿Cuando te informaron el tiempo de recuperación qué te dijeron?

El doctor que me operó me dijo de 6 a 12 meses.

¿Qué duele más en ese momento? ¿La lesión o el impacto emocional?

El cómo voy a terminar después de la lesión. No sabíamos si iba a volver bien o mal.

¿Tenías miedo?

Miedo, no. Pensaba qué va a pasar. Si me van a renovar. Si me quedo aquí o me regreso al Perú.

¿Quién es la primera persona a la que llamas para contarle de la lesión?

Felizmente, mi mamá estaba allá. Iba a verme.

¿Qué te dijo tu mamá?

Que todo pasa por algo. Que no me rinda. Que luche por mis sueños. Que esa lesión me vuelva más fuerte.

¿Cómo se comportó el club New York Red Bulls contigo en relación a la lesión?

Desde la operación, el club siempre estuvo ahí conmigo para lo que necesitaba.

¿Cómo afrontaste el inicio del proceso de rehabilitación?

Estaba con la autoestima baja. No podía dormir los primeros días. Dormía con un aparato en mi rodilla. No podía moverme. Tenía que tomar pastillas para dormir.

¿El primer mes fue clave?

El primer mes fue de bastante fortalecimiento. Me costó muchísimo, pero le fui agarrando el ritmo. Es clave para estirar y encoger el pie.

¿Y emocionalmente?

Gané bastante autoestima. Dije: «Esto no va a poder conmigo. Yo tengo que ir contra todo».

¿Qué razonabas sobre lo qué había pasado y lo que se venía para ti?

Era todo muy confuso. (New York Red Bulls) No me decía nada hasta que hablamos. Me dijeron que no sabían si iba a volver bien o mal y que no se arriesgaban.

¿Cuánto tiempo estuviste en Estados Unidos?

Estuve cinco meses. Luego vine para aquí.

¿Te diste cuenta de lo imprevisible que puede ser todo?

Te choca. De un momento a otro, de estar bien al día siguiente estar abajo es feo. No saber qué hacer. Seguir con el fútbol. Estudiar otra carrera. Es difícil para uno tomar decisiones.

¿Cómo surge la posibilidad de continuar tu recuperación en Videna?

¿Dónde podría hacer una mejor rehabilitación para volver bien. La mejor opción era ir a Videna. Había tenido convocatorias a la selección. Si en Videna me querían apoyar, estaba bien.

¿Cuánto habías a avanzado con el proceso de recuperación?

Era comenzar la tercera etapa de la recuperación. Me hicieron unas cuántas pruebas para saber cómo venía. Faltaba fuerza en la pierna derecha. Al momento de trotar cojeaba, pero no me daba cuenta. Luego fui tocando el balón. En el primer entrenamiento no sabes qué hacer por la duda a romperte de nuevo. Una cosa importante es ganar confianza sobre la pierna.

¿Cuál fue tu sensación después de la última sesión de recuperación?

Terminó la pesadilla. Esperé bastante tiempo para que me den el alta que tanto pedía.

¿Es un nuevo comienzo para ti?

Es un nuevo comienzo.

¿Qué proyectas?

Bastantes metas como futbolista. Resaltar en el equipo. Tener muchos partidos en Primera División, más torneos internacionales.

¿Cuáles son las lecciones que recoges de la lesión?

Que nunca hay que rendirse. Por más difícil que esté la situación, uno tiene que buscar la solución para salir adelante. Siempre tener la cabeza en alto. Nunca hay que tener vergüenza de cómo eres, de dónde vienes. Nunca hay que perder la humildad y el respeto. Ser perseverante. Seguir trabajando duro para que lleguen mejores cosas para ti.

¿Dentro de todo lo malo que viviste, ahora lo ves como una oportunidad?

Sí, por algo pasan las cosas. A veces es bueno que te pase algo malo para que sientes cabeza y quieras ser una persona más fuerte.

¿Hay que aprender a ganar y a perder?

Exacto. Ahora yo lo comprobé porque perdí, pero lo afronté de la mejor manera y no me di por vencido.

Texto: Por Renzo Pucce

 

 

SUBIR